¿Cuántas horas diarias deberías practicar?

23 enero

Articulo: # 4
Fuente: Revista OW
Edición: V
Año: 2015

“LA PRÁCTICA NO HACE LA PERFECCIÓN. SOLO LA PRÁCTICA PERFECTA HACE LA PERFECCIÓN.”

El arte en las culturas tradicionales es funcional y tiene un por qué. Por ejemplo: una vasija pintada de una manera hermosa tenía un uso, el cual no era simplemente exhibirla y admirarla; lo mismo ocurría con la música, ya que tenía un fin social ritual. Pienso que la música en sí, la puesta en escena de un show musical tiene algo de eso. Se trata de cómo un grupo social se acerca a experimentar estas sensaciones que transmite la música; entonces, va por ahí la propuesta musical que manejo con ese nombre, la cual que tiene que ver con mucha música tradicional peruana como la cumbia. Me gusta mucho la cumbia de la selva.

Algunos de los grandes artistas del siglo XX han hablado sobre este tema. Rubinstein, un pianista virtuoso, decía que nadie debe practicar más de cuatro horas al día con la explicación de que si alguien necesita practicar más de cuatro horas al día, probablemente no lo está haciendo bien.

Otros grandes artistas expresaron ideas similares. Se dice que el violinista Nathan Milstein una vez le preguntó a su profesor Leopold Auer cuántas horas al día debería practicar. Auer le respondió: “Practica con tus dedos, y necesitarás todo el día. Practica con tu mente, y lo podrás hacer en una hora y media”.

EL MOMENTO EN EL QUE ME VUELVO PRODUCTOR MUSICAL

Cuando me fui desempeñando como ingeniero de sonido generalmente me preguntaban las bandas en la sesión de grabación si me parecía bien si tocaban uno u otro acorde, situación que me pasaba a menudo. Les decía lo que me parecía bien o me parecía mal ¿Cómo les fundamentaba la respuesta? Y, entonces, allí fui indagando e investigando más sobre Producción Musical y, al ver lo importante y complementarias que eran ambas carreras, decidí estudiarla en el Instituto Orson Welles.

Fui aprendiendo técnicas y términos que desconocía, aunque para qué negarlo me costó un poco porque es difícil entonar viniendo de un instrumento no melódico, sino rítmico como la batería. Además, me enseñaron a tocar otros instrumentos; el curso se llamaba Instrumento Complementario, por lo que aprendí a tocar bajo, guitarra, piano. También trabajé mi voz, ya que hay un curso de coro; me ayudó y me sirvió como herramienta para afinar, entonar y crear música más fácil.

¿QUÉ DICEN LOS PSICÓLOGOS?

Cuando se trata de entender la experiencia de tocar como un experto, el psicólogo Dr. K. Anders Ericsson es quizás la autoridad mundial en este tema. Su investigación es la base para la “regla de los diez años” y “la regla de las 10 000 horas” que sugiere que se requiere al menos diez años y/o 10 000 horas de práctica deliberada para lograr un nivel de experto en el desempeño de cualquier disciplina. Y, para el caso de los músicos, a menudo aplica cerca de 25 años para lograr un nivel élite internacional. Note que la clave real no es la cantidad de práctica que se requiere (la cantidad exacta de horas es debatible), sino el tipo de práctica que se requiere para alcanzar el nivel experto en la interpretación del instrumento. En otras palabras, practicar de la vieja forma no es suficiente.

PRÁCTICA DESCUIDADA

¿Alguna vez has escuchado a alguien mientras practica? ¿Te has escuchado a ti mismo mientras practicas? Grábate a ti mismo por una hora, sal y camina un poco por la escuela de música y escucha a escondidas a algunos de tus colegas o pídeles a tus estudiantes que se imaginen que están en su casa y obsérvalos practicar durante su lección. ¿Qué observas? Notarás que la mayoría de los estudiantes que practican descuidadamente, ya sea repitiendo (“practicar este pasaje diez veces” o “practicar esta pieza por 30 minutos”) o practicando en modo autopiloto (sucede cuando tocamos una pieza hasta que escuchamos algo que no nos gusta, paramos, repetimos el pasaje de nuevo hasta que suena mejor y continuamos la pieza hasta que escuchamos la siguiente cosa con la que no estamos satisfechos, momento en el que comenzamos todo el proceso nuevamente). Hay tres problemas importantes con un método de práctica descuidado, los cuales son los siguientes:

1. ES UN DESPEDICIO DE TIEMPO

¿Por qué? En primer lugar, cuando se practica de esta manera, es poco el aprendizaje productivo. Esta es la manera cómo podemos practicar una pieza por horas, días, semanas y sentir que no hemos mejorado mucho. Mucho peor, lo que estás realmente haciendo es cavando tu propia tumba, ya que lo que hace este modelo de práctica es fortalecer aquellos hábitos y errores indeseables, aumentando literalmente tus posibilidades de cometer errores de una manera consistente más adelante. Esto hace que sea más difícil corregir los malos hábitos en el futuro, de manera que te encuentras añadiendo más tiempo de práctica del que es necesario con el fin de eliminar esos malos hábitos y malas tendencias.

2. PIERDES LA CONFIANZA

Además, practicar descuidadamente disminuye la confianza en ti mismo, ya que una parte de ti se da cuenta de que no sabes realmente cómo producir consistentemente los resultados que quieres. Incluso, si estableces una tasa de éxito alta en los fragmentos más difíciles, por medio de la practica descuidada, y te das cuenta de que puedes tocar correctamente tres o cuatro veces de cinco intentos, tu nivel de confianza no crecerá mucho. La confianza real en el escenario proviene de (a) ser capaces de tocar correctamente diez veces de diez intentos, (b) darse cuenta que no es una coincidencia que puedas tocar correctamente cuando quieras y lo más importante (c) saber precisamente las razones por las que tocas correctamente o por las que fallas. Por ejemplo, sabes exactamente lo que necesitas hacer desde el punto de vista de la técnica para tocar un pasaje correctamente cada vez que quieras.

Quizás no puedas tocar perfectamente al principio, pero para eso es la repetición, para reforzar los buenos hábitos hasta que son más fuertes que los malos hábitos. Se parece un poco a cuando tratamos de tener un césped bonito. En vez de entablar una batalla de nunca acabar con la maleza, inviertes tu tiempo tratando de cultivar el césped, de manera que con el tiempo el césped es mayor que la maleza.

Y más importante aún. Tendemos a practicar inconscientemente y terminamos tratando de tocar en el escenario de una manera consciente, lo cual no es una gran fórmula para el éxito.

3. ES TEDIOSO Y ABURRIDO

Practicar descuidadamente es una faena. La música es, quizás, una de las actividades basadas en habilidad en la que los objetivos de la práctica se pueden medir en unidades de tiempo. Todos hemos tenido profesores que nos dicen que nos vayamos a casa y practiquemos un pasaje número de veces o que practiquemos “X” número de horas, ¿verdad? Lo que realmente necesitamos son objetivos más específicos tales como “practica este pasaje hasta que suene como…”, o “practica este pasaje hasta que puedas sonar como…”. Después de todo, no importa cuánto tiempo pasamos practicando algo; lo único que importa es que sepamos cómo producir los resultados que queremos y lo podamos hacer consistentemente cuando queramos.

PRÁCTICA DELIBERADA

¿Qué es práctica deliberada o consciente? Práctica deliberada es una actividad sistemática y altamente estructurada, la cual es científica a falta de un mejor término. En vez de un proceso inconsciente de ensayo y error, es un proceso de experimentación consciente y activo con objetivos e hipótesis claros. Te vas a dar cuenta de que la práctica deliberada es muy agotadora, dada la tremenda cantidad de energía que se requiere para mantener todos nuestros recursos de atención hacia la tarea que se está realizando. Practicar más de una hora cada vez, será probablemente improductivo y, honestamente, imposible mental y emocionalmente. Incluso los individuos más dedicados, tendrían dificultades para practicar más de cuatro horas al día.

Hay estudios que han variado la duración de la práctica diaria entre una hora y ocho horas, y los resultados sugieren que se obtiene poco beneficio cuando se practican más de cuatro horas al día y que las posibilidades de beneficio decrecen después de la segunda hora.

CONCLUSIÓN

Cada vez que estudies un instrumento, la clave es controlar siempre el nivel de concentración, que seas capaz de sostener, lo cual te permitirá alcanzar el dominio de tu instrumento.