¿Quiénes son los enemigos del rock peruano?

23 enero

Articulo: # 7
Fuente: Revista OW
Edición: V
Año: 2015

“ENTRE MEDIADOS DEL 2003 Y FINALES DEL 2007 TUVE UN ALEJAMIENTO DE LOS CONCIERTOS DE LAS BANDAS NACIONALES POR MOTIVOS DE VIAJE, ASÍ QUE LO ÚNICO QUE HACÍA CUANDO LLEGABA A LIMA DE VISITA ERA CONSEGUIR MATERIAL DE LOS GRUPOS Y ASÍ NO PERDERLES EL RASTRO”.

Del mismo modo sabía de la existencia del buen programa radial Insomnio conducido por el gran Sergio Galliani quien sin discusión alguna aportó mucho a la difusión de nuestro rock, además de los programas Tránsito (Radio Nacional) y TV Rock (TNP Canal), ambos conducidos por el genial Cucho Peñaloza, quien también dio un gran aporte a la difusión del rock hecho en casa y que me disculpen los demás difusores, pero estos eran los más conocidos.

Ambos demostraron que grupos hay, talento ni qué decirlo, público por donde vayan; ¿entonces por qué se decía que el rock nacional estaba en decadencia? Los comentarios eran extensos en manifestar que en el Perú no habían rockeros. La verdad es que estos comentarios me llamaron mucho la atención y después de haber tenido un programa radial, haber conversado con gente de radio con trayectoria y haber conocido a los grupos nacionales, puedo dar una opinión con fundamento y a título personal.

Uno de los enemigos del rock nacional son los medios de comunicación que, en su momento, pusieron a la cumbia en la cima de la popularidad y no por ser mejor que otros ritmos, sino por simple interés económico de los mismos medios convirtiéndola en un fenómeno musical, que trajo como consecuencia la aparición de nuevas emisoras dedicadas a transmitir este ritmo y otros de corte tropical. Hay que reconocer que la cumbia se convirtió en una mina de oro, la cual todos querían explotar. Pero el éxito de la misma nunca se debió a que el rock estuviera agonizando; su éxito se respeta y aplaude, pero mientras a la cumbia se le abrían todas las puertas, al rock se le hacía lo contrario; incluso emisoras dedicadas a los formatos rock y pop rock hacían lo propio con las bandas y solo le recibían material a unos pocos. Quizás algunos de los pocos grupos que tuvieron mucha prensa fueron Líbido y Pedro Suárez Vértiz, a quiénes se les reconoce lo ganado dentro y fuera del país. Pero es increíble como las radios han limitado su catálogo de temas del rock nacional, programando solo temas como: La Universidad, Televidente (Río), Avenida Larco (Frágil), Decir Adiós (Amén), Mujer noche (Mar de Copas), En esta habitación, Sed (Líbido), Vamos a Tocache (Miki Gonzales) y algún tema de Pelo Madueño cuando aún pertenecía a la Liga del Sueño. Quizás se me esté pasando algún tema o grupo, pero a lo que quiero llegar es que la mayoría de estos grupos tienen nuevo material, el mismo que no tiene espacio en la programación de dichas emisoras rock o pop rock.

Ni qué decir de los diarios, canales de señal abierta y programas de espectáculos que se limitan a mostrarnos escándalos faranduleros de corte mediocre y que cuando invitan o promocionan a un grupo de rock nacional brindan prácticamente un tiempo muy corto.

Por otro lado, están los “Monstruos de la Piratería”, quienes se dedican a lucrar con el trabajo e inversión de los grupos peruanos. Ya que mientras las bandas juntan dinero para lanzar nuevas producciones discográficas, los “Monstruos de la Piratería” lanzan miles de copias en todo el Perú de dichas producciones obteniendo ganancias para ellos mismos, sin pagar impuestos y sin siquiera darle un solo centavo a los creadores. Para colmo de males, la piratería se ha convertido en un negocio rentable que afecta la economía de los grupos peruanos, esto viene a ser un hurto, a mi parecer, argumentar que lo hacen porque la gente no tiene los recursos para poder adquirir un disco original es una burla, ya que lo único que los piratas buscan es lucrar y beneficiar sus propios intereses. Ojalá apareciera una autoridad con un proyecto de Ley que sancione a estas personas, pero la solución no está en hacer una pisa de discos piratas o lanzar propagandas en contra de la misma o salir a la captura de los vendedores; si en realidad se quiere hacer algo se debe atrapar a los grandes, a los que comandan esta mafia; a menos que los “Monstruos de la Piratería” sean personajes tan poderosos que incluso las autoridades los consideren intocables.

Si a todo esto le agregamos que los grupos no ganan mucho en la venta de discos, ya que los que se los compran lo hacen a un precio muy módico y luego son colocados en tiendas y así luego pasan a manos de los fans, podemos decir que el trámite es perjudicial para el beneficiario económico de nuestros músicos. Además de la deslealtad de algunas personas ligadas a las bandas jugando sucio en contra de otro grupos; buscando beneficios inmediatos para sus representados. Y qué decir de los empresarios, faltos de confianza por un producto tan rico como lo es el rock peruano y otros trayendo bandas foráneas que es formidable, pero buscando teloneros de forma gratuita. Peor aún son los fans quienes se juran devotos de un grupo y nunca van a los conciertos, compran discos piratas, consiguen la música por internet o a los que van a los conciertos de los grupos extranjeros y los pifean o los apuran para que terminen y así ver a la banda foránea.

Y dónde quedan los que dicen que el rock es una copia extranjera y que deberíamos cultivar lo nuestro; pero se visten, beben y consumen productos extranjeros o los que dicen que el rock solo suena bien en inglés o los que creen que el rock peruano no es un producto de exportación o aquellos que critican a los grupos peruanos diciendo que son una copia de los grupos foráneos, pero cuando aparece un grupo foráneo con características similares a otro de mayor trayectoria lo catalogan como influencia, mientras que a los nuestros los catalogan de copiones.

Es increíble que a pesar de todas los obstáculos que los grupos tienen que librar sigan brindándonos producciones tan bien hechas y llenas de talento. Creo que en el Perú los grupos de rock luchan de forma constante contra todo lo mencionado en este artículo, por eso, mi reconocimiento, apoyo y admiración para ellos porque a pesar de todo nos siguen regalando lindas obras musicales.

¿Y tú? ¿Te has puesto a pensar si es que también eres uno de los enemigos del rock peruano? Larga vida al rock peruano.