Artículos

LA HISTORIA

Estaba estudiado Ingeniería Industrial cuando, en un concierto, quedé impactado con el desempeño del baterista, instrumento que he venido ejecutando durante toda mi vida, por lo que comenzó a surgir mi duda sobre si estaba estudiando la carrera correcta. Así que recurrí a una orientadora vocacional quien me encaminó para que buscara una carrera que fusione la ingeniería con la música; fue allí que buscando por internet encontré “Ingeniería de Sonido”; me deslumbró y es en donde comenzó una búsqueda más profunda.

Me di con la sorpresa que, en Lima, había un instituto que ofrecía la carrera y que formaban a los alumnos de una manera técnica para operar equipos. Yo quería operar, grabar, utilizar una consola; me entusiasmé mucho por estudiar la carrera de Ingeniería de Sonido, y fue allí en donde comenzó la historia de la carrera en la que ahora me desempeño y desenvuelvo.

En el año 2006, egresé como profesional técnico en Ingeniería de Sonido en el Instituto Orson Welles, y, dentro de mis expectativas, estaba tener un estudio de grabación y de post producción de audio. Estudié un poco de entonación para locución, ya que me interesaba mucho post-producción y, en ese proceso, dejé mis notas de práctica y talleres en la bolsa de trabajo que el instituto maneja y, a la semana, me llamaron para trabajar en las grabaciones de los auspicios que manejaba el instituto.

El trabajo consistía en grabar a la Orquesta Sinfónica Nacional, a la Orquesta Filarmónica y todo lo que fueran grabaciones externas; este es un trabajo que me ha permitido desarrollarme en casi todas las áreas del sonido: estudio de grabación, sonido en vivo, post producción y no como operador de radio, pero sí en la parte técnica de la creación de la radio del Instituto Orson Welles que se transmite por internet.

EL MOMENTO EN EL QUE ME VUELVO PRODUCTOR MUSICAL

Cuando me fui desempeñando como ingeniero de sonido generalmente me preguntaban las bandas en la sesión de grabación si me parecía bien si tocaban uno u otro acorde, situación que me pasaba a menudo. Les decía lo que me parecía bien o me parecía mal ¿Cómo les fundamentaba la respuesta? Y, entonces, allí fui indagando e investigando más sobre Producción Musical y, al ver lo importante y complementarias que eran ambas carreras, decidí estudiarla en el Instituto Orson Welles.

Fui aprendiendo técnicas y términos que desconocía, aunque para qué negarlo me costó un poco porque es difícil entonar viniendo de un instrumento no melódico, sino rítmico como la batería. Además, me enseñaron a tocar otros instrumentos; el curso se llamaba Instrumento Complementario, por lo que aprendí a tocar bajo, guitarra, piano. También trabajé mi voz, ya que hay un curso de coro; me ayudó y me sirvió como herramienta para afinar, entonar y crear música más fácil.

LA CONVERGENCIA

La Ingeniería de Sonido y Producción Musical se juntan en un estudio de grabación en el momento en el que el productor musical quiere que la banda suene de una determinada forma y el ingeniero de sonido tiene que hacer, con la técnica de microfonía, que la banda suene como el productor quiere.

Ser un ingeniero de sonido y un productor musical te va a permitir trabajar mejor y mantener un mismo lenguaje con los músicos y con el productor musical; ya que a veces puede ocurrir que no entiendas lo que quiere decirte el productor, porque no tienes o no manejas la terminología técnica. Por ejemplo, el productor te puede pedir que quiere que la guitarra suene “Azul” y tú, como ingeniero de sonido, puedes no saber a qué se refiere; en cambio, una de las ventajas que me ha dado el haber estudiado Producción Musical es que puedo incorporarme y participar en la parte armónica, de composición o de arreglos de la banda que estoy grabando para que suene mejor.

Hay un punto en el que muchas personas confunden, y no saben si se es un productor musical o un ingeniero de sonido, un arreglista o un compositor, ya que el ingeniero de sonido también está produciendo musicalmente a la hora de grabar una producción discográfica. Ahora bien, otra de las áreas en donde convergen las carreras es en postproducción audiovisual, ya que, gracias a las herramientas dadas en producción, puedes crear sonidos característicos según lo que te soliciten. Por ejemplo, si en un comercial te piden crear un sonido de terror, allí calzan los sonidos disonantes y graves que son lo que causan un poco el temor o para los noticieros, hay herramientas de la producción musical que puedes aplicar en la ingeniería de sonido para crear esos efectos de audio.

Cuando voy a grabar a la Orquesta Sinfónica Nacional, debo saber cuáles son sus secciones de cuerdas, cómo se une con las otras secciones, los violines uno cómo se unen con los violines dos, y, así, sucesivamente. Al principio, me costó mucho porque hay instrumentos que desconoces, por donde suenan y cómo suenan. Véase el caso del eufonio, el fagot, el oboe, que son instrumentos que tienen una sonoridad y desfogue distintos. Así como el director está adelante escuchando toda la orquesta, en mi trabajo, tengo que hacer que la grabación suene igual; tengo que saber dónde poner cada micrófono y eso me lo brindó el estudio de las dos carreras.

Como ingeniero de sonido, debo saber en dónde y cómo colocar cada micrófono, y usar la producción musical, porque cada instrumento tiene un cierto plano y fondo que no son tan presentes.

Por otro lado, y gracias al estudio de ambas carreras, he podido desarrollarme profesionalmente en el audio y la música en todo su espectro. Algunos de los trabajos que he realizado se encuentran a continuación:

        • Ingeniero de grabación en DVD del maestro Raul García Zárate.
        • Grabación en vivo, mezcla y mastering a la Orquesta Sinfónica Nacional desde la temporada 2007 hasta la actualidad.
        • Ingeniero de sonido y mastering en un disco con Eva Ayllón, Jean Pierre Magnet, Lucho Quequezana, Dina Paúcar y Manuelcha Prado.
        • Productor musical, ingeniero de grabación, ingeniero de mezcla, mastering, arreglos para vientos en la banda de Ska Doctor Cobra.
        • Post producción de la película peruana “El cebichito”.
        • Comerciales (efectos de sonido) y post-producción audiovisual para AFP.
        • Grabación en vivo a ciudad blues con el cantante y guitarrista de blues de Chicago Jhon Primer.
        • Postproducción y efectos de sonido para los comerciales de la Universidad Cesar Vallejo.
        • Homenaje sinfónico al rock con Charlie Parra y la Orquesta Sinfónica Juvenil Bicentenario.